Una apuesta para el futuro

apuesta.pdf  apuesta.odt

La organización anarquista, el Estado Islámico, la crisis y el espacio exterior.

Josep Gardenyes, otoño 2015

Éxito y carencias del anarquismo

Simultáneamente a la expansión global del anarquismo, encontramos—curiosamente— sentimientos crecientes de cinismo, pérdida y crisis existencial vividos tanto individual como colectivamente. Y éstos se están manifestando de forma, a nuestro parecer, más fuerte que el ciclo generacional de agotamiento típico de las últimas décadas. Muchas tácticas anarquistas de destrucción y enfrentamiento (por ejemplo las maneras de atacar y generar disturbios con las caras tapadas) han sido adoptadas por muchas personas fuera de entornos anarquistas. En lugares como Egipto, Grecia, Estados Unidos, Brasil o España sabemos que el traspaso de tácticas ha sido en parte directo. Se ha roto contundentemente el silencio mediante el cual los amos de la sociedad han intentado enterrar al anarquismo durante décadas. En diferentes países, desde Grecia a Chile o a los Estados Unidos, el anarquismo se ha convertido en una fuerza política capaz de influir en los discursos sociales y destapar, al menos, algunas de las defensas discursivas que utilizan los Estados democráticos para conseguir sus metas. Y en el Estado español hemos visto el fenómeno de #yotambiensoyanarquista, un posicionamiento solidario masivo con las anarquistas represaliadas y, además, tildadas de «terroristas» por el Estado.

Mientras tanto, las ideas y prácticas positivas del anarquismo no han seguido el ritmo. Y no es por desconocimiento. Al contrario, en varios movimientos sociales que dieron lugar a experiencias y conflictos importantes, prácticas de asamblearismo, consenso y rechazo a partidos políticos y representantes, han sido momentáneamente generalizadas sólo para ser abandonadas. Y la autogestión se difunde cada vez más, pero distanciándose de un horizonte revolucionario, reivindicando la rentabilidad, la productividad, el dinero y otras herramientas capitalistas que disfrazan su camino ciego con una falsa sofisticación.

Cada vez más compañeras en cada vez más países han vivido conflictos sorprendentes en los que todas las mentiras sagradas han sido cuestionadas. Nuevas complicidades y relaciones de solidaridad muy amplias se han abierto y las fuerzas del orden perdieron el control; pero luego, todo ha seguido como antes, quizás con un cambio en la configuración o en las máscaras de poder.

Tierra y Libertad

tierra y libertad imprimir“Tierra y libertad” fue una de las consignas anarquistas más antiguas. No se oye mucho en estos días, pero este grito de guerra fue fervientemente usado por los movimientos revolucionarios de México, España, Rusia y Manchuria. En el primer caso, el movimiento que usó esas tres palabras como arma y como guía tenía un importante trasfondo indígena. En el segundo caso, los trabajadoros españolos que hablaban de “Tierra y libertad” eran, a menudo, recién llegados a la ciudad que todavía recordaban la existencia feudal que habían dejado atrás en el campo. En Rusia y Manchuria, los revolucionarios que vincularon ambos conceptos, eran principalmente campesinos.Esta consigna no tenía un significado importante para la clase obrera en general, formada en las fábricas y barrios obreros, sino para los explotados que acababan de comenzar su tutela como proletarios.Los reformistas de las luchas antes mencionadas interpretaron “Tierra y libertad” como dos solicitudes políticas distintas: tierra o algún tipo de reforma agraria que redistribuiría parcelas a los campesinos pobres para que pudieran subsistir en un mercado monetizado u ofrecer la oportunidad de participar en los órganos burgueses de gobierno.La consigna tierra, conceptualizada de ese modo, se ha vuelto obsoleta y la de libertad, también bajo la interpretación liberal, ha sido universalizada y ha resultado ser insuficiente. Teniendo en cuenta que tanto los anarquistas como otros campesinos y obreros radicales que se alzaron junto a ellos nunca sostuvieron la interpretación liberal de libertad, ¿no deberíamos sospechar que cuando hablaban de tierra estaban refiriéndose también a algo diferente? 

Brujería y la Contracultura Gay

pdf brujeria_contracultura_gaypor Arthur EvansEste controvertido libro investiga la histórica relación entre la homosexualidad y el paganismo, poniendo especial interés en la vieja Europa y la persecución de paganos por parte de la Iglesia Católica durante el período de la Edad Media. Compara esta historia con la cultura LGBT de hoy en día con la intención de mostrar como la actual persecución y marginalización de la gente queer es una extensión de una larga historia de intolerancia religiosa.Pero es más, la visión del patriarcado expuesta por Evans no es la típica de la época en que escribió su libro, atrincherada en un binario esencialista y transfóbico. Aunque lo escribiera con anterioridad al movimiento explícitamente queer y la nueva terminología que este desarrollaría, el texto abarca las cuestiones de la subyugación de las mujeres y también de la transformación y auto-identificación de género, unido todo ello a la sexualidad.De forma radical, lo relaciona todo con la espiritualidad, la veneración de la tierra y la resistencia al poder militarista y estatal. Evans osa criticar el racionalismo científico, esa cosmovisión central del capitalismo y del Estado que las y los libertarios, sin embargo y en general, siguen venerando.

El Dragón y la Hidra

dragon.pdfEl texto de Russell Maroon Shoatz  nos habla de revueltas de esclavos en varias colonias caribeñas y como sus métodos de organización–centralizado o descentralizado–afectaba su eficacia y su relación respecto a los Estados y a la esclavitud misma.El texto representa un proceso colectivo de auto-crítica y evolución hacía ideas anti-autoritarias en las filas del movimiento de liberación negra en Norteamérica. 

La Anarquía Funciona

La anarquía funciona pdfUn libro con unos cien ejemplos actuales y históricos de la anarquía y la autoorganización puestas en práctica, organizado temáticamente, según las dudas más comunes que la gente podría tener sobre una sociedad anárquica: “¿Qué haríamos sin policía?”; “cómo funcionarían las ciudades?”; “cómo podríamos solucionar problemas globales como el cambio climático?” etc..

El anarquismo es el más audaz de los movimientos sociales revolucionarios que han emergido desde la lucha contra el capitalismo y apunta a un mundo libre de toda forma de dominación y explotación. Pero en el fondo es una propuesta simple y convincente: la gente sabe cómo vivir sus propias vidas y organizarse mejor de lo que cualquier experto podría. Otros afirman cínicamente que la gente no sabe lo que es mejor para ellos, necesitan un gobierno que los proteja, que la ascensión de algún partido político podría de alguna manera garantizar los intereses de todos los miembros de la sociedad. Los anarquistas creen que la toma de decisiones no debe estar centralizada en las manos de ningún gobierno, sino que el poder debe estar descentralizado, es decir, cada persona debe ser el centro de la sociedad, y todos deben ser libres de construir las redes y asociaciones que requieran para satisfacer sus necesidades en común con los demás.

La educación que recibimos en las escuelas públicas nos enseña a dudar de nuestra capacidad de organizarnos. Esto lleva a muchos a la conclusión de que la anarquía es impracticable y utópica: nunca funcionaría. Por el contrario, la práctica anarquista ya tiene un largo historial y con frecuencia ha funcionado bastante bien. Los libros oficiales de historia cuentan una historia selectiva, pasando por alto el hecho de que todos los componentes de una sociedad anarquista han existido en varias ocasiones y un sinnúmero de sociedades sin Estado han prosperado durante milenios. ¿Cómo sería una sociedad anarquista en comparación con las sociedades estatistas y capitalistas? Es evidente que las sociedades jerárquicas funcionan bien según ciertos criterios. Éstas tienden a ser extremadamente eficaces en conquistar a sus vecinos y lograr grandes fortunas para sus gobernantes. Por otro lado, a medida que el cambio climático, la escasez de agua y alimentos, la inestabilidad del mercado y otras crisis globales se intensifican, los modelos jerárquicos no están resultando ser especialmente sustentables. Las historias en este libro muestran que una sociedad anarquista puede hacerlo mucho mejor en cuanto a permitir que todos sus miembros se reúnan y conozcan sus necesidades y deseos.

Las múltiples historias, pasadas y presentes, que demuestran cómo la anarquía funciona se han suprimido y distorsionado debido de las conclusiones revolucionarias que podríamos extraer de ellas. Podemos vivir en una sociedad sin jefes, maestros, políticos o burócratas, una sociedad sin jueces, ni policías, ni delincuentes, ni ricos, ni pobres; una sociedad libre de sexismo, homofobia, transfobia; una sociedad a la que finalmente las heridas de siglos de esclavitud, colonialismo y genocidio, les sean permitidas sanar. Lo único que nos detiene son las prisiones, la programación y los cheques de pago de los poderosos, así como nuestra falta de fe en nosotros mismos.

Por supuesto, los anarquistas no tienen que ser prácticos por defecto. Si ganamos la libertad para ejecutar nuestras propias vidas, probablemente llegaremos a tipos de organización totalmente nuevos que mejoren estas formas comprobadas y reales. Así pues, que estas historias sean un punto de partida, y un desafío.

23 Tesis en Torno a la Revuelta

23tesis.pdf1. Las múltiples derrotas sufridas por los rebeldes occidentales, en las que perdemos ganando, provienen del hecho de que no seamos conscientes de que somos los primeros colonizados. Asaltamos el Palacio de Invierno, pero reemplazamos al zar por una burocracia, a la que es imposible fusilar. Tomamos Barcelona después del golpe fascista y luego nos jactamos de haber aumentado la producción. Quemamos todos los bancos y atacamos todas las comisarias de Atenas y después no sabemos qué más hacer. Cuando nos solidarizamos, de vez en cuando, con ciertas luchas indígenas, nos parece muy hermoso que tengan una conexión íntima con la tierra, pero no nos preguntamos por qué carecemos de ella.

La Niña de la Bruja

laninadelabruja.pdfUn cuento para el primero de mayo sobre las desarraigadas y las sin-raices, sobre la historia de cómo perdimos nuestras raíces y cómo recuperarlas.”El Error fue este: Dejamos de celebrar la primavera…””Esta es tu historia, niña. Esto es por lo que parece que lo tengas todo pero sientes que no tienes nada. Confía en tus sentimientos. No los adormezcas con las pastillas que te ofrecen. Porque estos sentimientos de angustia y rabia son el mismo picor que la semilla siente en los últimos días de invierno, antes de abrirse y esparcir sus brotes por el mundo. Es este crecimiento, incontrolado, espontáneo, el que impedirá que nos recluten, que es lo que más temen.”